El espía de los Balcanes: La (falta de la) evolución

La película El espía de los Balcanes sirve como referente para explicar la trayectoria del espionaje desde la Yugoslavia de hace tres décadas hasta el presente serbio.

El espía de los Balcanes: La (falta de la) evolución.

¿Qué explica esta película sobre la política serbia, verdaderos y falsos espías yugoslavos y el Gran Hermano?

“¡Fíjate bien, camarada, a lo mejor has marcado un número equivocado, pero has conseguido hablar con quién pretendías!” Esta frase, pronunciada por el personaje de Ilija Čvorović, salvo que a través del humor acerque la esencia de la película al espectador, representa probablemente una de las réplicas más repetidas desde que hace casi tres décadas se estrenó El espía de los Balcanes (en serbio, Balkanski špijun). En su debut, El espía de los Balcanes ganó la Arena de Oro como la mejor película yugoslava en el Festival de Cine de Pula (Croacia) y entró por la puerta grande en la historia del cine de los Balcanes.

Sin embargo, esta película no es significativa sólo en el campo de la historia del cine, sino también en el ámbito político y el de la historia en general. De hecho, estrenada por primera vez en el año cuyo nombre lleva la obra más famosa del escritor George Orwell (1984), la película trata el problema de la antigua realidad del espionaje en una Yugoslavia imbuida por la ideología de Karl Marx. Bien que, en referencia al reciente escándalo de las escuchas en los EE.UU., no es descabellado preguntarse, después de la caída del Muro de Berlín y la desintegración de Yugoslavia, si Serbia como un nuevo estado balcánico realmente se ha alejado de la sombra oscura de su propio pasado.

El Gran Hermano comunista paranoico

Cuando se trata del pasado comunista de los Balcanes y su crítica en dicha película, la palabra paranoia parece ser la clave. De hecho, según su resumen en Wikipedia, “El espía de los Balcanes es una comedia negra acerca de la paranoia política de Ilija Čvorović, el ex estalinista, que cumplió dos años de prisión. Conforme a la paranoia, Čvorović persigue a su arrendatario regresado de Francia, sospechando que este es un agente de las oscuras fuerzas imperialistas, enemigo del estado y espía”. Más que eso, numerosas declaraciones del mismo Čvorović corroboran al espectador de que efectivamente era una paranoia. Así, por ejemplo, Čvorović aclama que el arrendatario no envió ninguna carta a su tía durante veinte años “por el mero hecho de que vive en Lenin Boulevard”.

Para empeorar las cosas y hacer la paranoia más real, Ilija Čvorović nunca ha sido únicamente un personaje de ficción por parte de Dušan Kovačević, inmortalizado en la piel del actor Danilo Bata Stojković. Al menos así lo considera el periodista montenegrino Dragan Šepelj en su texto El espía de los Balcanes Parte 2 (en original, Balkanski špijun 2. Dio) publicado en la web Javniservis.me en enero de 2011: “Todos sabemos que en cualquier parte era posible encontrar algún Čvorović y que la misma vida y los acontecimientos en la Yugoslavia socialista de Kovačević han escrito bocetos para el papel memorable que hizo Stojković.”

La telaraña del presente balcánico

Tal vez precisamente porque “en cualquier parte” se hallaba algún Čvorović, la preocupación por el espionaje, característica en cada uno de ellos, sobrevivió a los cambios políticos enumerados al principio de este artículo y todavía existe. En relación con ello, en el texto titulado El espía de los Balcanes y lanzado en marzo del año pasado (Nezavisne novine), el periodista serbo-bosnio Uroš Vukić dice: “La paranoia política de Ilija Čvorović de la famosa película simboliza la realidad de hoy en día. Miembros del cuerpo socio-político y los ciudadanos en general son un objetivo fácil para los que quieran ´echar un vistazo´ a sus vidas privadas y robar sus ideas o proyectos.”

Además, a favor de la tesis de Vukić va un ejemplo proveniente del artículo El espía de los Balcanes: Se escuchan 400.000 personas al día (en serbio, Balkanski špijun: Prisluškuje se 400.000 ljudi dnevno) de octubre de 2012 (Telegraf, Press) en el que manifiesta lo siguiente: “Que hayamos llegado a un nivel de paranoia demuestra el hecho de que casi no hay hombre en Serbia que por lo menos una vez en su vida no afirme ´no vamos a discutir esto por teléfono´.” No obstante, la duda incluso del hombre más corriente que alguien le escuche, como se indica a continuación del artículo, tampoco es infundada.

Un millón de llamadas más cerca al actual Gran Hermano

De hecho, en su declaración para el diario Press, el Comisionado serbio para la Información de Importancia Pública y Protección de Datos Personales Rodoljub Šabić explica: “Durante las acciones de vigilancia que se llevaron a cabo en los proveedores de telefonía móvil, se encontró que en solamente uno de ellos aparecían más de 270.000 accesos por parte de servicios de seguridad y la policía a los tal llamados datos conservados acerca de la comunicación o, simplemente, quién, cuándo, cómo, dónde, con quién y cuánto tiempo hablaba. Estos datos, teniendo en cuenta el número de proveedores en Serbia, llevan a la suposición de que había cientos de miles de tales accesos o quizás un millón.” A parte, Šabić añade que el control de la comunicación ha alcanzado proporciones inimaginables y que en unos años, menos si se levanta rápidamente un serio sistema de control, Serbia podría convertirse en un país donde reina el Gran Hermano.

Maquillando la comedia negra

En relación con estos datos, se podría concluir que en la trayectoria evolutiva de ese mismo Gran Hermano – desde el concepto futurista orwelliano hasta la amenaza real en Serbia del siglo XXI – una estación estaba expuesta en la mencionada película yugoslava. En otras palabras, parece que Serbia se alejó de El espía de los Balcanes tanto como era necesario para intentar “embellecer” la realidad dada en esta comedia negra usando el maquillaje de, por ejemplo, la marca Max Factor. Sin embargo, para aquellos que no ven mucha diferencia entre el ex Gran Hermano comunista y el actual maquillado, todavía hay esperanza de que el futuro no traiga una nueva réplica a la política serbia. Es decir, si en un futuro en el país se marca el número correcto y se pasa una página nueva, que no ocurra que no haya la persona con la que se pretenda hablar. La que va a creer en que los serbios y la política nuestra de espionaje pueden cambiar.

Y tú, ¿dispones de alguna información curiosa sobre espionaje en los Balcanes?

Anuncios

15 pensamientos en “El espía de los Balcanes: La (falta de la) evolución

  1. Pingback: Política hecha entre las mesas de cafés | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Al otro lado del espejo: Los inocentes y los idiotas útiles | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: Los españoles nuestros: Luchadores por la libertad y/o algo más | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: República (bananera) de Serbia | Karl Ma(r)x Factor

  5. Pingback: Desde los Balcanes con amor: La moda política de pedir disculpas | Karl Ma(r)x Factor

  6. Pingback: La quinta columna y sus diferentes perspectivas | Karl Ma(r)x Factor

  7. Pingback: Crisol de razas balcánico y los yugoslavos que sobrevivieron | Karl Ma(r)x Factor

  8. Pingback: Srebrenica bajo lupa: Sobre el revisionismo histórico y un debate abierto | Karl Ma(r)x Factor

  9. Pingback: Etnias balcánicas poco conocidas I: Los aromunes | Karl Ma(r)x Factor

  10. Pingback: La Gran Guerra en los Balcanes y dos mitos políticos | Karl Ma(r)x Factor

  11. Pingback: La imagen migratoria en Serbia y el efecto vintage | Karl Ma(r)x Factor

  12. Pingback: Desde el Pueblo Potemkin hasta los pueblos españoles: Pueblos yugoslavos llamados por Tito | Karl Ma(r)x Factor

  13. Pingback: El ping-pong político y la oposición virtual serbia | Karl Ma(r)x Factor

  14. Pingback: La actual inestabilidad política en los Balcanes y varios mitos griegos | Karl Ma(r)x Factor

  15. Pingback: Cinco frases más impactantes sobre guerra en las películas de los Balcanes Occidentales | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s