Política hecha entre las mesas de cafés

Desde el siglo XIX hasta hoy en día la situación política serbia ha ido cambiando, pero unos de los sitios donde esos cambios ocurrían han permanecido iguales. Los cafés.

Política hecha entre las mesas de cafés.

El parlamento serbio y el ambiente de un café.

“En 1522 el primer café de Serbia obtuvo su importancia histórica como el café más antiguo de Europa ya que los cafés en Londres, Marsella, Viena y Leipzig fueron abiertos un siglo más tarde,“ se dice en el texto El primer café en Europa (en original, Prva kafana u Evropi) publicado en la pagina Serbia.com. Como lugares donde en el pasado se servía exclusivamente café, los cafés procedían de la Meca (siglo XV), por lo que a su construcción en la presente capital de Serbia, Belgrado, precedía la conquista de la ciudad por parte del ejército otomano cuya religión era el islam.

Bien que, los cafés de Belgrado, en serbio kafana, hoy en día no son importantes únicamente porque uno de ellos representa el primer café europeo. De hecho, en los cafés sucedieron una serie de episodios de la historia política serbia de los siglos XIX y XX.

El ambiente de un café y el ámbito político

“Cualquier persona que significaba algo en la ciudad tenía su lugar, es decir, una mesa y su silla en uno de los cafés,“ se expone en el artículo Lo curioso sobre los cafés del Belgrado antiguo (en serbio, Kafanski merak starog Beograda) de la periodista Ana Vodinelić (Belgradestories.com). La razón de dicha situación, se explica más adelante en el texto, se hallaba en el hecho de que en los cafés no solo se relataban notícias y se negociaba, sino que los gobiernos y gobernantes allí se derrocaban y volvían al poder. Así, por ejemplo, el príncipe serbio del siglo XIX Miloš Obrenović, en 1858 recuperó su poder por segunda vez justamente en un café – La cervecería del príncipe (Kneževa pivara).

Sin embargo, dos décadas después de que terminara el gobierno de Miloš Obrenović, en Serbia se inició la creación de partidos políticos (1881). En relación con ello, los cafés comenzaron a diferenciarse entre ellos según la afiliación de sus clientes. “Todo el mundo sabía donde se agrupaban los liberales, donde los radicales, donde los progresistas y donde los socialistas,“ consta en el artículo Cuando Mika Alas tocaba ante los bohemios (Kad je Mika Alas svirao boemima) publicado en febrero de 2008 en la página de internet Blogoye.org. Además, en el artículo también se comenta que algunos partidos enviaban espías a los cafés donde los partidos rivales se reunían. A continuación, los espías, imitando a los clientes ordinarios, se fijaban en las acciones de los oponentes o en la opinión del pueblo hacia el gobierno.

Excepto la diferenciación de los cafés conforme a la afiliación politica de sus clientes, el siglo XIX trajo otra novedad a la vida cafetera de Belgrado. En verdad, los nombres de los numerosos cafés de la época empezaron a estar directamente vinculados con el ámbito político. Entre ellos, El agujero de oro (Zlatna rupa) obtuvo su nombre gracias a que se encontraba cerca de un agujero en el barrio de Vračar que, durante la época de las persecuciones dinásticas, servía como prisión para los opositores. A parte, en la ciudad había otro Parlamento Nacional (Narodna skupština) y un particular Gobierno nuevo (Nova vlada), así como El zar ruso (Ruski car), La reina griega (Grčka kraljica) y La corona serbia (Kod srbske krune).

La exótica cafetero-política entre las dos guerras mundiales

La primera mitad del siglo XX en Belgrado, por su parte, no estuvo marcada tanto por la monarquía como por la destrucción causada por dos guerras mundiales. Debido a estas circunstancias, pasada la Primera Guerra Mundial, el Parlamento Nacional por un tiempo se vio obligado a establecerse en uno de los cafés, el Casino (Kasina).

De todos modos, los miembros del parlamento y generalmente de los partidos políticos, no pasaban únicamente su tiempo en el Casino. “En el período entre las dos guerras mundiales, la regla no escrita era que los demócratas iban al Barajevo, los miembros del Partido Popular Esloveno podían ubicarse en el Ljubljana, mientras los ministros de Cvetković reservaban mesas en el Madera,“ se expone en el artículo anteriormente mencionado, Lo curioso sobre los cafés del Belgrado antiguo. No obstante, en un café de Belgrado que aún existe, estos políticos no se ven hoy tan inspiradores como los de una época distinta a la monárquica.

Homenaje al pasado comunista

Broz y Lenin estrictamente miran a las personas que entran al café pasando por debajo de una señal de bienvenida al ‘territorio libre’,“ está escrito en el reportaje Los recuerdos cada vez más vivos (Sećanja sve življa, Večernje novosti) de noviembre de 2007. Se trata del café Korčagin, uno de los sitios en la capital serbia en el que a principios del siglo XXI todavía están colgados la estrella roja, la hoz y el martillo, tal y como las fotos de la época en que los estadistas yugoslavos seguían la ideología de Karl Marx. Además, este café obtuvo su nombre en honor a Pavel Korchagin, el personaje enlazado con la Revolución de Octubre y descrito en la obra Así se templó el acero de Nikolai Ostrovsky.

En Korčagin, sin embargo, hoy en día no se “templa el acero”, sino la historia se convierte en una experiencia particular para los turistas. Pero bien, cuando se trata de los serbios y la politica, un café en un futuro podría volver a convertirse en un lugar donde ésta se crearía otra vez. Hasta entonces, como se dice en el artículo Lo curioso sobre los cafés del Belgrado antiguo, “el libro de una kafana está constantemente siendo escrita y complementada con una larga lista de sus nuevos fans”.

¿Conoces tú algún café en Belgrado o en los Balcanes en general?

Anuncios

6 pensamientos en “Política hecha entre las mesas de cafés

  1. Pingback: Al otro lado del espejo: Los inocentes y los idiotas útiles | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Desde los Balcanes con amor: La moda política de pedir disculpas | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: La política serbia y el sexismo en el traje nuevo del emperador | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: Aspectos políticos de las fiestas nacionales en Serbia y Bosnia y Herzegovina | Karl Ma(r)x Factor

  5. Pingback: Srebrenica bajo lupa: Sobre el revisionismo histórico y un debate abierto | Karl Ma(r)x Factor

  6. Pingback: La escena política serbia y Pinocho con un coche oficial | Karl Ma(r)x Factor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s