Desde los Balcanes con amor: La moda política de pedir disculpas

Privados (o no) de honestidad y compasión, las disculpas de los políticos balcánicos se consideran parte de una moda impuesta por factores externos o por el logro de puntos positivos dentro de sus países.

Desde los Balcanes con amor: La moda política de pedir disculpas.

¿Quién o qué aprieta el nudo de las disculpas políticas balcánicas?

“Vivimos en una cultura en la que siempre se apreciaban gestos, protocolos y rituales patéticos. Las disculpas forman sólo una parte de esa antigua historia tradicional. Lo nuestro es mantener la postura de unos verdaderos antihéroes, no poner corbatas e intercambiar sonrisas de empatía mutua,” dijo el escritor croata Miljenko Jergović en la entrevista publicada el año 2003 en el semanario montenegrino Monitor y titulada No hemos ganado porque existen campos de concentración (en original, Nijesmo pobijedili jer postoje konc-logori). Estas palabras de Jergović, no obstante, componían una respuesta más amplia a la cuestión de dónde viene la moda de pedir disculpas que se hizo obligatoria en los políticos balcánicos, al igual que llevar corbatas. Sin embargo, pese a que se consideran prendas de ropa imprescindibles para los políticos, incluso aquellos que no son amantes de la moda saben que se hallan numerosos tipos corbatas diferentes entre sí. Lo mismo podría aplicarse en las disculpas provenientes de dichos políticos, como probablemente comentarían muchos residentes de la península apostados en las mesas de los bares y discutiendo quién o qué de vez en cuando aprieta el nudo de las disculpas políticas balcánicas.

Jugando en la guardería europea

“Los creadores de la política de la ´guardería para los Balcanes´, en la que los problemas centenarios histórico-nacionales se resuelven según el principio del ´daros la manita´, se sitúan en los centros internacionales del poder que, a pesar de otorgarse el papel de ´educadores´, son conscientes de lo inútil, sin sentido y sobre todo contraproducente que es este tipo de ´cooperación regional´,” se explica en la columna En la guardería europea, o sobre los alcances de la política de pedir disculpas (en serbio, Evropske jaslice, ili o dometima politike izvinjavanja) del periodista Nevenko Škrbić (Nova srpska politička misao, noviembre de 2010). A continuación, en el texto se argumenta que las disculpas resultan ser humillantes tanto para los que tienen que pedir perdón de cosas que a menudo no son exclusivamente responsabilidad suya como para los familiares de las víctimas que con estos gestos se desprecian y aniquilan. “Si ciertos países balcánicos en un futuro realmente quieren acabar con los asuntos de su pasado reciente, un verdadero respeto mutuo hacia las víctimas será un paso importante en el camino, tal y como el compromiso sincero de no usar las primeras circunstancias geopolíticas para abrir una nueva ronda de violencia. Porque en las guarderías las cosas funcionan de esa manera, disculparse significa posponer la pelea hasta la próxima vez,” se concluye en la columna con un “grito” dirigido a las élites políticas balcánicas para resistir el tal llamado “paternalismo burocrático occidental”.

Dos reglas de (moda y) disculpas

Contrariamente a la opinión de Škrbić sobre la imposición “desde fuera” de la moda de disculparse en los gobernantes balcánicos, en la columna Cómo encajan los serbios en la “cultura mundial de la disculpa” (en original, Kako se Srbi uklapaju u svetsku “kulturu izvinjavanja”), publicada en junio de 2005 en el semanal serbio NIN, la periodista Ljiljana Smajlović expone que dicha moda deriva del posible provecho que los gobernantes podrían obtener dentro de sus “respectivas sociedades políticamente correctas”. “Nos pondremos de acuerdo de que muchas disculpas públicas especulaban con un efecto instant y los beneficios políticos inmediatos para los que pedían perdón,” opina Smajlović en su texto. Además, hace hincapié en que los líderes políticos mayormente piden disculpas por atrocidades donde no estaban involucrados personalmente y, cuando lo llevan a cabo, siguen ciertas reglas. “Hay dos reglas en el abuso de disculpas que casi siempre se respetan: los que se disculpan prácticamente no pierden nada mientras moralmente en los ojos del pueblo ganan bastante,” termina su columna la periodista elevando a la vez disculpas políticas del nivel de moda al de la cultura.

El corte noruego para Sorry Serbia

Pese a que la frase la excepción confirma la regla no representa nada más que un lugar común, la excepción llegó a los Balcanes desde Noruega. Se trata del periodista y ex oficial encargado de las relaciones con los medios de la OTAN en Kosovo, Kristian Kahrs. De hecho, Kahrs no es un gobernante – ni siquiera toma parte activa en la política de ningún país – por lo que de la misma no puede sacar un beneficio particular.  Pese a todo ello, ofreció públicamente sus disculpas a un país donde la mayoría no ve razón alguna para disculparse. “El 24 de marzo de 2011, 12 años después que la OTAN fuera a la guerra contra Yugoslavia, pedí disculpas al pueblo serbio en su televisión nacional ya que no fuimos capaces de proteger a las minorías en Kosovo,” explicó sus razones Kahrs en el prólogo para su libro publicado en la web SorrySerbia.com. A parte, según fotografías colocadas en la página, parece que el noruego no suele llevar corbatas (apretadas), aunque se acuerda de unos ahogos por un ataque de ansiedad durante la experiencia de estrés postraumático en febrero de 2011 provocado por la estancia en Kosovo después de la retirada del ejército serbio en 1999.

Acostumbrándose a la realidad

El ex general que se arrepintió es otro lugar común con el que cualquier escritor, Jergović también, sin duda se disgustaría. No obstante, a diferencia de lugares comunes, Jergović no se siente disgustado con disculpas. De hecho, en la mencionada entrevista, entre otras cosas, el escritor afirmó lo siguiente: “El que está pidiendo disculpas, en un futuro próximo no sacará un arma o una bomba.” En el caso de Kahrs, esta afirmación no se pone en cuestión teniendo en cuenta que él (heroicamente) ya no forma parte de ningún ejército. Bien que, conscientes de la probabilidad que un verdadero héroe encontraría un hueco en una obra literaria antes que en los países reales balcánicos, los que disponemos del eterno estatus de antihéroes, probablemente tendremos que acostumbrarnos a corbatas y a disculpas.

¿Sabes tú qué políticos de los Balcanes se disculparon más a sus estados vecinos en los últimos años?

Anuncios

12 pensamientos en “Desde los Balcanes con amor: La moda política de pedir disculpas

  1. Pingback: Aspectos políticos de las fiestas nacionales en Serbia y Bosnia y Herzegovina | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Crisol de razas balcánico y los yugoslavos que sobrevivieron | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: Etnias balcánicas poco conocidas I: Los aromunes | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: Etnias balcánicas poco conocidas II: Los valacos de Serbia | Karl Ma(r)x Factor

  5. Pingback: Etnias balcánicas poco conocidas III: Los goranis | Karl Ma(r)x Factor

  6. Pingback: La Gran Guerra en los Balcanes y dos mitos políticos | Karl Ma(r)x Factor

  7. Pingback: La escena política serbia y Pinocho con un coche oficial | Karl Ma(r)x Factor

  8. Pingback: La actual inestabilidad política en los Balcanes y varios mitos griegos | Karl Ma(r)x Factor

  9. Pingback: Los outsiders balcánicos I: Romaníes que aman canciones | Karl Ma(r)x Factor

  10. Pingback: Los outsiders balcánicos II: Romaníes de la Ciudad de Cartón y los del Pueblo gitano | Karl Ma(r)x Factor

  11. Pingback: Esperando al “Beli”: Adhesivos para los huevos de Pascua con caras de los políticos | Karl Ma(r)x Factor

  12. Pingback: El tercer cumpleaños del blog Karl Ma(r)x Factor en Balcanes Occiddentales | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s