Aspectos políticos de las fiestas nacionales en Serbia y Bosnia y Herzegovina

En dos ex repúblicas yugoslavas, Serbia y Bosnia y Herzegovina, la política influye en la cuestión de las fiestas nacionales a través de las autoridades.

Aspectos políticos de las fiestas nacionales en Serbia y Bosnia y Herzegovina.

Día Internacional de los Trabajadores – una de las pocas fiestas que se celebraba en Yugoslavia y que aún se celebra en los países sucesores del mismo.

“Que los días oficiales de fiesta tienen un gran poder simbólico de inspiración colectiva, que las celebraciones públicas de eventos importantes marcan el inicio de una tradición, la continuidad de la pre-existente, su ruptura o la renovación, todo esto fue conocido incluso en la antigua Grecia y Roma, al igual que en numerosas civilizaciones del Lejano Oriente. Por lo tanto, el gobierno fomenta ´la cultura de la memoria´ e introduce ´la prohibición de la memoria´de forma selectiva dependiendo de los temas y personajes,” se dice en el texto Metafísica de las fiestas en Bosnia y Herzegovina (en original, Metafizika praznika u Bosni i Hercegovini) del politólogo serbio Nenad Kecmanović (Standard, noviembre de 2013). Así, por ejemplo, de acuerdo con el Calendario Estadístico de Yugoslavia en 1983, las autoridades comunistas yugoslavas celebraban los valores en los que se basaba su país a través de cuatro días anuales: el Día de Año Nuevo (1 de enero), el Día Internacional de los Trabajadores (1 de mayo), el Día del Luchador (4 de julio) y el Día de la República (29 de noviembre).

Sin embargo, la caída del comunismo en 1989 y la desintegración de Yugoslavia dos años más tarde llevaron, como indica Kecmanović en su texto, a la creación de nuevos estados y con ellos a nuevas banderas, himnos, escudos, nombres de calles y plazas, pero también a nuevas fiestas. En relación con esto, la conexión entre la política, es decir, entre las autoridades, por un lado y las fiestas por el otro es evidente en el ejemplo de dos ex repúblicas yugoslavas, Serbia y Bosnia y Herzegovina.

Slobodan Milošević y su conglomerado de las fiestas

“Una situación excepcional que hace referencia al calendario de las fiestas estatales existe desde que se desintegró Yugoslavia. Tropezamos sobre estas fiestas tanto como sobre la historia”, se narra en el artículo Sretenje extraordinario y tiendas cerradas (en serbio, Vanredno Sretenje i zatvoreni dućani) de la periodista Zora Drčelić (Vreme, febrero de 2012). Como ilustración de lo dicho, en particular en el caso de las autoridades serbias a comienzos de los años 90 personificados en el presidente Slobodan Milošević, se expone la explicación del asesor científico del Instituto de Historia Contemporánea en Belgrado Bojan Dimitrijević. “Milošević estaba ideológicamente confundido ya que celebraba las fiestas de la antigua Yugoslavia tal y como suyas. Asimismo se creó un conglomerado de fiestas, celebraciones y todo tipo de cosas, lo que no funcionaba”, explicó Dimitrijević para Vreme añadiendo que la más importante tal llamada fiesta de Milošević era el Día de la Fiesta Nacional de la República Federal de Yugoslavia (27 de abril).

Las novedades del pasado

Sin embargo, parece que la situación respecto a la relación entre las autoridades serbias y las fiestas estatales después de la derrota de Milošević en octubre de 2000 no mejoró significativamente. Al menos así opina la profesora del Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía de Belgrado Dubravka Stojanović enfatizando para la misma revista que las fiestas representan una de las principales formas en las que un estado transmite a los ciudadanos su sistema de valores. “Durante los últimos 12 años nuestros gobiernos tratan a los valores como si fueran lemas pre-electorales, ofreciendo a cada votante algo. Por eso nadie les cree y por eso muchos no saben cuando se celebra la fiesta nacional serbia más importante”, señala Stojanović mientras expone los resultados de la investigación Noticias del Pasado (en serbio, Novosti iz prošlosti) del año 2010 según los cuales el 56% de la población conoce la fecha de la Fiesta Nacional de la República de Serbia (15 de febrero). A continuación, una tercera parte de los ciudadanos cree que ese día se celebra la fiesta religiosa Sretenje, un 10% lo relaciona con la constitución de Sretenje, 8% lo entiende como el Día de la Constitución, y así sucesivamente. Referentemente, Stojanović concluye: “Esta es otra evidencia del amateurismo de nuestro país”.

La farsa de la mesa vacía bosnia

Hablando sobre el amateurismo de un país, por lo menos cuando se trata de sus fiestas, es imposible derivar el caso de Bosnia y Herzegovina. En concreto, en este estado compuesto por dos cantones – República Srpska y la Federación de Bosnia y Herzegovina – se celebran tres fiestas estatales e internacionales: el Día Internacional de los Trabajadores (1 de mayo), el Día de la Victoria sobre el Fascismo (9 de mayo) y el Año Nuevo. Sin embargo, cuando se trata de la fiesta nacional, en cada uno de los cantones ésta se celebra independientemente, en la República Srpska como el Día de la Firma de los Acuerdos de Dayton (21 de noviembre) y en la Federación de Bosnia y Herzegovina como el Día del Estado cuatro días más tarde. “Por desgracia, esta imagen caricaturesca de Bosnia y Herzegovina figura como un caso real en el que el concepto de convivencia se sustituye con el comportamiento nacionalista”, se señala en el texto El país sin fiestas (en original, Država bez praznika) del periodista Dragan Bursać (Al Jazeera Balkans, noviembre de 2013). Además, se añade que la situación conviene a los “cuasi-élites” estatales que convirtieron a Bosnia y Herzegovina en una farsa. En otras palabras, las que utiliza Bursać, “es importante celebrar cuando el jefe ordene, pese a la mesa vacía, todo con el fin de irritar al enemigo imaginario”.

La prohibición de cultura o la cultura de la prohibición

Imaginario o no, el enemigo nunca descansa, o al menos así (irónicamente) se dice en Serbia, uno de los países en los que incluso las fiestas obtuvieron cierto aspecto político. Por eso no debería sorprender el hecho que de la cuestión referente a la cultura de la memoria y a su prohibición se vea crucial, incluso defensiva. Porque, si las fiestas representan la forma en que una sociedad recuerda, cómo en una ocasión dijo el escritor serbio Milovan Danojlić, mientras el proceso de recordar se realiza a través de un (distorsionado) prisma político, no debería ser difícil encontrar un enemigo tanto en el pasado como en el presente y en el futuro.

¿Cuántas fiestas nacionales existen en tu país?

Anuncios

19 pensamientos en “Aspectos políticos de las fiestas nacionales en Serbia y Bosnia y Herzegovina

  1. Pingback: Crisol de razas balcánico y los yugoslavos que sobrevivieron | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Srebrenica bajo lupa: Sobre el revisionismo histórico y un debate abierto | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: El postre político serbio: La Revolución Yogur | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: Etnias balcánicas poco conocidas I: Los aromunes | Karl Ma(r)x Factor

  5. Pingback: Etnias balcánicas poco conocidas III: Los goranis | Karl Ma(r)x Factor

  6. Pingback: La Gran Guerra en los Balcanes y dos mitos políticos | Karl Ma(r)x Factor

  7. Pingback: Desde el Pueblo Potemkin hasta los pueblos españoles: Pueblos yugoslavos llamados por Tito | Karl Ma(r)x Factor

  8. Pingback: Cambiar el canal o no, ésa es la cuestión | Karl Ma(r)x Factor

  9. Pingback: El ping-pong político y la oposición virtual serbia | Karl Ma(r)x Factor

  10. Pingback: La actual inestabilidad política en los Balcanes y varios mitos griegos | Karl Ma(r)x Factor

  11. Pingback: El engañoso noviembre de 2015 y la posible Primavera Balcánica | Karl Ma(r)x Factor

  12. Pingback: Copos de nieve hechos de periódico y el soborno para Papá Noel | Karl Ma(r)x Factor

  13. Pingback: Los outsiders balcánicos I: Romaníes que aman canciones | Karl Ma(r)x Factor

  14. Pingback: Esperando al “Beli”: Adhesivos para los huevos de Pascua con caras de los políticos | Karl Ma(r)x Factor

  15. Pingback: Ciertas circunstancias políticas yugoslavas y el chocolate Milka | Karl Ma(r)x Factor

  16. Pingback: “El espejismo yugoslavo” para los más jóvenes | Karl Ma(r)x Factor en los Balcanes Occidentales

  17. Pingback: Cinco frases más impactantes sobre guerra en las películas de los Balcanes Occidentales | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

  18. Pingback: De cuatro ciudades europeas cuya población está dividida, la mitad es de los Balcanes Occidentales | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

  19. Pingback: La desintegració de Iugoslàvia: els “Esborrats” a Eslovènia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s