El fénix macedonio: Una década después de la última guerra de los Balcanes

Pese a que la Guerra de Macedonia comenzó y terminó en 2001, las advertencias con la repetición de la misma todavía renacen de las cenizas de sus consecuencias.

El fénix macedonio y la última guerra de los Balcanes.

República de Macedonia, rodeada por un particular ave fénix.

“La violencia no se detendrá. La situación de seguridad va a empeorar. El gobierno no tiene autoridad para detener la violencia de una forma creíble y sostenible. Mientras tanto, las barras de metal y bates de béisbol fácilmente podrían sustituirse con armas de fuego de la manera de que la quema de las banderas y la guerra en las redes sociales prevenían a la violencia en concreto. Cada dos por tres parece que habrá otra guerra en Macedonia,” se explican las circunstancias en las que hace dos años vivían los ciudadanos de la República de Macedonia en el comentario del presidente de la ONG Civil – Centro para la Libertad de Skopie Džabir Derala ¿Quién quiere la guerra en Macedonia? (Ko želi rat u Makedoniji?, Balkan Insight, marzo de 2012). Dichas circunstancias, sin embargo, parece que desde entonces no han cambiado mucho, por lo menos si se tienen en cuenta ciertos títulos de la prensa macedonia de este año en los cuales se hace hincapié en la aumentada tensión política y se advierte de un posible resurgimiento de los conflictos armados que sucedieron en el país durante varios meses en 2001 y dejaron por detrás suyo una serie de consecuencias negativas.

La quinta guerra balcánica en los últimos diez años

“Hasta hace poco, Macedonia se describía como la única ex república yugoslava donde no había matanzas. Macedonia también fue el primer país en el mundo al cual las Naciones Unidas enviaron una misión (UNPREDEP) con el objetivo evitar cualquier tipo de violencia; la praxis usual era intervenir en los estados donde la guerra ya estaba presente,” escribió el periodista serbio Nenad Lj. Stefanovic en su reportaje Macedonia en llamas (Makedonija u plamenu, Vreme, marzo de 2001). No obstante, esta situación cambió en enero del mismo año cuando en la parte noroeste del país, cerca de la frontera con Albania y Kosovo, surgió un grupo militar albanés autodenominado el Ejército de la Liberación Nacional (ELN) y empezó a atacar a las fuerzas de seguridad macedonias. La razón de los ataques era la supuesta discriminación por parte de los distintos gobiernos macedonios realizada contra sus ciudadanos étnicamente albaneses a partir de la independencia en 1991 cuando, a pesar de que constituían casi el 22% de la población macedonia (según el censo de del mismo año), los albaneses obtuvieron el estatus de minoría nacional. “Los albaneses defienden la posición de que son las víctimas del terrorismo estatal y cada vez más ven el estado macedonio como una federación; algunos medios de comunicación extranjeros llaman esta solución ´intermedia´ hasta la división final. La mayoría de los macedonios por su parte se mantienen firmes en la premisa de que las concesiones hacia los albaneses tienen que parar porque de lo contrario Macedonia pronto dejará de existir,” se dice en el reportaje anteriormente mencionado añadiendo que, después de las guerras en Eslovenia, Croacia, Bosnia y Herzegovina, tal y como del bombardeo de Yugoslavia, la de Macedonia puede ser considerada la quinta guerra balcánica en la década pasada.

Bien que, a diferencia de las mayoría de las guerras anteriores, ésta no duró más de 10 meses y acabó con la firma del Acuerdo de Ohrid que establecía un nuevo modelo de decentralización en el país, más derechos para las personas de etnia albanesa y el desarme del ELN.

El espejismo de la paz durante el verano hirviente de 2012

Sin embargo, como una de las consecuencias de los acontecimientos de 2001 figura que el antiguo “oasis de paz” con el tiempo se convirtió en un espejismo. En concreto, en favor de esta afirmación, entre otras cosas, van los disturbios que siguieron 11 años más tarde con la aparición de un nuevo grupo militar conocido como el Ejército de la Liberación de las Tierras Albanesas Ocupadas. “La primavera calurosa amenaza con convertirse en el verano hirviente ya que las tensiones en Macedonia aumentan después de que cinco macedonios desarmados fueran asesinados al estilo ejecución. Una serie de incidentes violentos que se han producido este año parecen una provocación deliberada destinada a desestabilizar el país provocando de nuevo un nuevo conflicto abierto entre los eslavos y albaneses,” preveía el profesor de Estudios del Sudeste de Europa en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington Janusz Bugajski en su artículo Quién podría aprovecharse de otra guerra en Macedonia (Kome bi koristio rat u MakedonijiAl Jazeera Balkans, abril de 2012). No obstante, aunque sí que se provocó un cierto nivel de desestabilización en el estado, un conflicto abierto – a la alegría especialmente de aquellos que participaron en la marcha por la paz en la capital de Macedonia en 2012 – no sucedió el mismo año, que a su vez no significa que las amenazas/advertencias públicas de la guerra desaparecieron.

La ladera empinada del futuro

“El ex primer ministro macedonio Ljupčo Georgievski considera que si los partidos VMRO y DPMNE no formen el gobierno con el DBI después de las elecciones parlamentarias, en una semana comenzará una nueva guerra en Macedonia,” se dice en la noticia Si los albaneses no entren al gobierno, en Macedonia empezará la guerra (Ako u vladi nema Albanaca, u Makedoniji izbija rat, Info-ks, abril de 2014) que, al mismo tiempo, representa uno de dichos ejemplos. Referentemente, surge la pregunta: ¿Se convertirá cualquiera oposición a la guerra en un particular castigo de Sísifo macedonio si esa opción se menciona como una cosa cierta en caso de que, por ejemplo, los representantes de un grupo étnico no participen en el gobierno del país en uno de los mandatos. O, dicho de otra manera, como se ha hecho en el comentario ¿Quién quiere la guerra en Macedonia?: “Si tiras de un arma, ¿qué probabilidad hay de que venga alguien del lado opuesto y provoque que tu dedo apriete el gatillo? Incluso si fuera así, ¿por qué tirar de un arma? Y más que eso, ¿qué bien hay de bien llevar un arma?”

¿Conoces tú algún otro problema político actual de Macedonia?

Anuncios

9 pensamientos en “El fénix macedonio: Una década después de la última guerra de los Balcanes

  1. Pingback: Desde el Pueblo Potemkin hasta los pueblos españoles: Pueblos yugoslavos llamados por Tito | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Más que un juego de palabras: Novedades de nuevo en KMF | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: Cambiar el canal o no, ésa es la cuestión | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: La actual inestabilidad política en los Balcanes y varios mitos griegos | Karl Ma(r)x Factor

  5. Pingback: El engañoso noviembre de 2015 y la posible Primavera Balcánica | Karl Ma(r)x Factor

  6. Pingback: Entrevista a Mónica Rikić: Lo que viene después del “Setenta y ocho” | Karl Ma(r)x Factor

  7. Pingback: Los outsiders balcánicos I: Romaníes que aman canciones | Karl Ma(r)x Factor

  8. Pingback: “El espejismo yugoslavo” para los más jóvenes | Karl Ma(r)x Factor en los Balcanes Occidentales

  9. Pingback: Cinco frases más impactantes sobre guerra en las películas de los Balcanes Occidentales | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s