Desde el Pueblo Potemkin hasta los pueblos españoles: Pueblos yugoslavos llamados por Tito

Durante la existencia del Partido Comunista ocho pueblos yugoslavos llevaban nombre del presidente Josip Broz Tito, mientras que en los años 90 del siglo pasado la situación había cambiado.

un ejemplo de Pueblo Potemkin en Europa

Desde el Pueblo Potemkin hasta los pueblos españoles: Pueblos yugoslavos llamados por Tito

“No podría decir exactamente qué pueblos llevaban el nombre de Tito, pero sé que en una fábrica de carne de mi pueblo todavía se halla un enorme anuncio: ´Somos de Tito, Tito es nuestro´,” escribió uno de los miembros de un foro de Internet de Serbia sobre el tema Los pueblos de Tito en Yugoslavia. Sin embargo, aunque el mencionado pueblo no fue especificado – tampoco quedó claro si quizás se trataba de una broma – la relación entre el nombre y legado del ex presidente Josip Broz Tito y el concepto de carnicería no es la única existente. En concreto, aproximadamente una década después de su fallecimiento, el estado cuyo presidente vitalicio era Tito se desintegró bajo las Guerras de Yugoslavia que varias veces se titulaban “el matadero yugoslavo”, entretanto un político originado de la Liga Comunista de Yugoslavia, cuyo líder era Tito, fue designado como “el carnicero de los Balcanes”. Sin embargo, durante su vida, tal y como unos años seguidos a su muerte, el nombre de Tito formaba parte de, sin contar dicho (¿y otros?) anuncio, nombres de ocho pueblos yugoslavos, cosa que, según ciertas opiniones, era una cuestión de prestigio.

Un sinónimo de progreso

“Mientras existió la República Federativa Socialista de Yugoslavia, los pueblos competían para ver quien ganaría el derecho de llevar el adjetivo ´de Tito´. En consecuencia, la mayoría de los que lo obtuvieron estaba relacionado con algunas de las batallas de la Segunda Guerra Mundial,” se afirma en el artículo Permanecen solo las calles con nombre de Tito (Ostale su ulice s Titovim imenom, Nezavisne novine, mayo de 2010). Uno de ellos era el pueblo de Užice (Serbia) que, gracias al hecho de que en su territorio en 1941 se estableció la llamada República de Užice, sólo un año después de la Guerra se convirtió en Titovo Užice. Ese mismo año, el adjetivo Titov – con el significado el de Tito – lo obtuvieron los pueblos de Veles en Macedonia y Korenica en Croacia, mientras que la ciudad de Podgorica, bombardeada más de 70 veces durante la Segunda Guerra Mundial, bajo el nuevo nombre de Titograd se convirtió en la capital de la República de Montenegro el 13 de julio del mismo año.

Al mismo tiempo, Podgorica figura como ejemplo claro de que los pueblos con el nombre de Tito trataron de hacerse sinónimos del progreso de todo el país. “Seguido a su conversión a la capital montenegrina siguió un período de rápido crecimiento: la población de la ciudad aumentó drásticamente, la ciudad se industrializó, mejoró la infraestructura, tal y como la sanidad, instituciones educativas y culturales,” consta en el texto Sobre Podgorica en la página web de esta ciudad. Además, se añade que la recuperación relativamente rápida después del terremoto de 1979 se debió a las inversiones y la ayuda que llegaba de todas las repúblicas yugoslavas.

Después de Tito, más pueblos suyos

El año 1979, sin embargo, no estuvo marcado únicamente por el terremoto como un desastre natural, sino también por el comienzo de lo que podría llamarse el “terremoto económico yugoslavo”, es decir la crisis económica en el país. “A finales de 1979, en vísperas del estallido de la crisis, el gobierno federal reflexionaba la opción de devaluar la moneda del dinar alrededor del 30% con el fin de estimular las exportaciones en respuesta a un déficit comercial catastrófico y la enorme deuda pública. (…) Un mes después de la muerte de Tito, el 4 de mayo de 1980, el gobierno federal hizo la primera devaluación; a continuación las devaluaciones continuaron una tras otra hasta la desintegración de Yugoslavia,” se explica una de las medidas adoptadas con el fin de superar la crisis en el artículo Permanecen solo las calles con nombre de Tito.

Por su parte, no obstante, los cuatro pueblos han tratado de contribuir a la estabilización firmando en 1982 el Protocolo sobre la cooperación entre los pueblos con el nombre de Tito; en la firma a ellos se unieron cuatro pueblos más que, bajo el lema político Después de Tito, Tito, al principio de los años 80 también ganaron el adjetivo Titov: Drvar en Bosnia, Velenje en Eslovenia, así como Kosovska Mitrovica y Vrbas en Serbia. Sin embargo, el protocolo, parecido a otras medidas, no ha dado resultados satisfactorios, hecho que, según se argumenta, llevó al colapso del país 10 años después. Además, esto produjo que el concepto de pueblos de Tito, debido a su “desarrollo aparente”, se comparara con el Pueblo Potemkin en uno de los versos del poema El cuento acerca del hombre.

¿De dónde?

Junto con la desintegración de Yugoslavia o, más concretamente, justo antes de ella, se derribó el Muro de Berlín, se cayó la Cortina de Hierro y el politólogo Francis Fukuyama predijo El final de la Historia. Teniendo todo esto en cuenta, no debería sorprenderse con que el adjetivo Titov hasta mediados de los años 90 desapareciese de los nombres de todos los “pueblos suyos”. Sin embargo, pese a que no se halla en mapas, este adjetivo todavía sigue existiendo formando parte del nombre de la película macedonia Yo soy de Titov Veles (en macedonio, Јас сум од Титов Велес). De hecho, se trata de una película en la que no se menciona el matadero yugoslavo, cuyo protagonista no es el carnicero de los Balcanes, pero cuyo nombre probablemente sonará extraño a las generaciones que no tendrán la costumbre de comprar en carnicerías en cuyos anuncios se menciona Tito ya que los pueblos de Tito para ellos, como dice el dicho popular alemán, no serán nada más que pueblos españoles.

¿Había en tu país algún caso de que una ciudad o pueblo se llame por el presidente?

Anuncios

6 pensamientos en “Desde el Pueblo Potemkin hasta los pueblos españoles: Pueblos yugoslavos llamados por Tito

  1. Pingback: El engañoso noviembre de 2015 y la posible Primavera Balcánica | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Entrevista a Mónica Rikić: Lo que viene después del “Setenta y ocho” | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: Los outsiders balcánicos II: Romaníes de la Ciudad de Cartón y los del Pueblo gitano | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: Esperando al “Beli”: Adhesivos para los huevos de Pascua con caras de los políticos | Karl Ma(r)x Factor

  5. Pingback: Comunistas yugoslavos para principiantes y sobrevivientes transicionales | Karl Ma(r)x Factor en los Balcanes Occidentales

  6. Pingback: “El espejismo yugoslavo” para los más jóvenes | Karl Ma(r)x Factor en los Balcanes Occidentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s