El ping-pong político y la oposición virtual serbia

De cualquier manera, el esfuerzo necesario para curar lo primero o erradicar lo segundo no tolera el marco de 140 caracteres. Por no hablar de que, mientras los políticos de la oposición serbia siguen encarcelados voluntariamente en la jaula del pajarito azul, los medios de comunicación están lejos de sentirse libres. Lo único es que ellos no pueden recuperar su libertad haciendo un clic con el fin de borrar su perfil.

periodista serbia

Stasa Durdic, periodista

El verano transcurrido estuvo, al menos en los Balcanes, marcado por distintos aniversarios. Así en Bosnia y Herzegovina se conmemoraron dos décadas de la masacre de Srebrenica, mientras que Croacia, con un desfile militar, celebró el vigésimo aniversario desde el final de La Guerra de Croacia precedida por la operación militar La Tormenta.

Sin embargo, en cuanto a Serbia, el país no estuvo igual de “ocupado” conmemorando ni celebrando los pasados julio y agosto, pero este otoño trajo a sus ciudadanos el aniversario de un acontecimiento cuya importancia, aunque no tan grande como la importancia de los anteriores, no debería ser pasada por alto. Se trata de la suspensión del programa de entrevistas político La Impresión de la Semana emitido hasta el año 2014 en la televisión serbia B92.

En breve, el talk show en cuestión, tras más de 20 años de su existencia, fue retirado de la guía de programación cuando su autora Olja Bećković se negó a aceptar el cambio de condiciones ofrecido por el nuevo propietario de la televisión. En relación con el acontecimiento, los temas de si la autora acababa de entender cómo funcionan los medios de comunicación privados, así como las normas de la competencia, o si se trataba de su prohibición discreta (“en vez de La Impresión de la Semana ahora tenemos La Presión Política de la Semana”), fueron ampliamente debatidos en el público serbio semanas después del cese; incluso, en apoyo de la periodista, se organizaron numerosas protestas en frente de la televisión. Sin embargo, La Impresión de la Semana hasta el día de hoy no ha vuelto a las “pequeñas pantallas”.

Bien que, un año después de lo sucedido, Bećković, en una mesa redonda organizada recientemente por el semanario Vreme, no mencionó dicho programa, sino decidió centrarse en un fenómeno distinto – en la oposición política serbia y su twittomanía. Pero, ¿por qué eligió el tema éste?

Que vivimos en una era digital en la que el límite entre las esferas online y offline se vuelve más delgado, está claro para muchos, incluso para la periodista. En este sentido, la esfera política no es ninguna excepción, por lo que numerosos políticos a lo largo del mundo no resistieron al desafío de twittear; más que eso, campañas electorales poco a poco están comenzando a invadir esta red social (¿o al revés?), mientras el término twiplomacy o la diplomacia en Twitter ya forma parte de los diccionarios alrededor del globo. Sin embargo, Olja Bećković se negó a twittear ya que, como explicó, se niega a perder tiempo. Entretanto, para la misma actividad – la pérdida de tiempo – acusó a los políticos no gobernantes de Serbia.

Para aquellos que no están familiarizados con la actual situación política en el país, en pocas palabras la misma podría explicarse como el gobierno del Partido Progresista Serbio – en coalición con el Partido Socialista de Serbia – con un poder fuerte en varios niveles de sociedad y una oposición débil dividida a lo largo de base ideológica e interés; el gobierno fue varias veces acusado de censura mediática, incluso la participación en el caso de La Impresión de la Semana, entretanto la oposición expresa sus protestas más ruidosos a través Twitter, un hecho sin sentido, en opinión de Bećković.

De acuerdo a los datos expuestos en el texto de la columna ¿Quién era Olja Bećković? de la autora Danica Popović, la causa de tal opinión es la siguiente: el censo de población en Serbia (sin Kosovo) realizado en 2012 mostró que el país cuenta con alrededor de 850.000 habitantes, lo que representa casi el 14 por ciento de su población, que no han asistido en absoluto a la escuela primaria o que han completado sólo sus primeros grados. Además, los resultados del censo indicaron que más de la mitad de los ciudadanos serbios no es competente en cuanto a la alfabetización informática. “En tales circunstancias, no debe extrañar que la influencia de la prensa sobre la opinión pública, por no hablar de la Internet, es pequeña, o por lo menos mucho más pequeña en comparación con la influencia de los medios de comunicación audiovisual,” se explica en el texto de la columna con una digresión sobre los datos recientes sobre la libertad de medios de comunicación en el país.

Hablando de la libertad de los medios de comunicación, el cantante montenegrino residente en Serbia Rambo Amadeus dijo en la televisión Aljazeera Balkans en julio de este año que el programa La Impresión de la Semana representaba “una prueba de que no estamos locos” y de ahí su importancia mencionada al principio de este artículo. Bien que, tal vez representaba más bien la evidencia de que no aún no estamos suficiente alfabetizados ni en el sentido literal de la palabra ni en su sentido informático. De ahí el gran (y discutible?) impacto de dicho programa.

De cualquier manera, el esfuerzo necesario para curar lo primero o erradicar lo segundo no tolera el marco de 140 caracteres. Por no hablar de que, mientras los políticos de la oposición serbia siguen encarcelados voluntariamente en la jaula del pajarito azul, los medios de comunicación están lejos de sentirse libres. Lo único es que ellos no pueden recuperar su libertad haciendo un clic con el fin de borrar su perfil.

Así que, un año después de la suspensión de La Impresión de la Semana, gracias a su autora, la oposición en Serbia obtuvo un nuevo estatus – el estatus de Twitter – cosa que no tiene por que ser una coincidencia teniendo en cuenta que el título de trabajo de Twitter era justo Status. Y para permanecer en este ámbito, hay que señalar que después del Status se consideraba el uso del título Twitch (un tic o un movimiento), razón por la que se debería esperar que la oposición se mueve del statu quo. Hasta entonces, se supone que continuará jugando su ping pong verbal y, como se dice en Serbia cuando alguien finge no entender la situación en que se encuentra, pretendiendo ser un inglés.

¿Cual es tu opinión sobre el uso de Twitter por parte de varios políticos?

Anuncios

5 pensamientos en “El ping-pong político y la oposición virtual serbia

  1. Pingback: La residencia balcánica de Robin Hood suizo | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Copos de nieve hechos de periódico y el soborno para Papá Noel | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: Esperando al “Beli”: Adhesivos para los huevos de Pascua con caras de los políticos | Karl Ma(r)x Factor

  4. Pingback: Comunistas yugoslavos para principiantes y sobrevivientes transicionales | Karl Ma(r)x Factor en los Balcanes Occidentales

  5. Pingback: Un repaso de los comentarios publicados en este blog a lo largo de su tercer año de existencia | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s