El engañoso noviembre de 2015 y la posible Primavera Balcánica

Si alguien está tratando de convertir la Primavera Árabe en la Primavera Balcánica, ¿ese mismo alguien no estará tratando de aplicar el proceso de la balcanización – por el cual nos hemos hecho tan famosos – en Siria para compartirlo en varias partes? ¿Por esto también deberíamos preocuparnos los ciudadanos de los Balcanes? O, quizás, es más conveniente pasar este mes de noviembre, mientras que fuera se está haciendo historia, en una caza de brujas dentro del nuestro pequeño patio?

periodista serbia

Stasa Durdic, periodista

“En alta mar del Pacífico, China está construyendo islas artificiales y sus bases militares. Los rusos progresan hacia Occidente, ya están en Ucrania y la próxima es Siria. Entretanto, los Estados Unidos, Bruselas y la OTAN van definiendo sus fronteras del este en el Mar Negro. En breve, estamos viviendo un restablecimiento de relaciones de fuerza, poder e influencia,” escribió hace poco el analista político Brane Kartalović en el editorial La Primavera Balcánica para el diario serbio Politika. Sin embargo, que últimamente ocurren diversos cambios y perturbaciones, está claro para todos los que estamos al día con los acontecimientos políticos en dichas regiones, aunque sin ser expertos. Pero bien, cuando el autor del editorial nos advierte que “China en el Pacífico no nos concierne tanto ya que estamos en una distancia segura, pero a causa de lo que está sucediendo en el Oriente Medio y en Europa deberíamos preocuparnos,” en este caso surge la pregunta acerca de las preocupaciones que pueden tener los residentes balcánicos, para no ir más allá de los Balcanes, en relación con los acontecimientos tanto de Oriente Medio como europeos.

Pero antes de que nos centramos en las posibles preocupaciones, una o dos palabras sobre el contexto en el que aparecen. Es decir, las circunstancias políticas enumeradas al principio del texto se asemejan un tanto a aquellas que acogen la acción de la película yugoslava El Engañoso Verano del 68. Brevemente, se trata de “una comedia llena de momentos divertidos y escenas para el recuerdo con un trasfondo político acompañado del despertar amoroso de un joven serbio en ese verano del 68, donde, como escribió alguien, seguramente un francés, el mundo se detuvo durante un segundo. Y luego siguió girando más deprisa y más cruel que nunca,” como se explica su sinopsis en la crítica de la película titulada The Elusive Summer of ’68 y publicada en castellano. No obstante, durante ese segundo que el mundo se detuvo, en la Yugoslavia de la película vivió una familia compuesta por cinco miembros cuyas vidas provinciales en un momento llegaron a ser muy relacionadas con ciertos eventos fuera del país. Así, por ejemplo, el hijo mayor Petar, después de numerosos reveses en la búsqueda de la “mujer de su vida”, al final de la película por fin encuentra el amor con una joven checa de la orquesta que actuaba en su pueblo. Bien que, este amor termina repentinamente cuando el “socialismo de rostro humano” se quedó enterrado y 200.000 tropas de los miembros del Pacto de Varsovia entraron a su país. Por el otro lado, la hermana menor de Petar, Vladica, se deja fascinar por las protestas de los estudiantes organizadas el mayo de ese mismo año en París, así como por las que siguieron en la capital yugoslava, Belgrado. En definitiva, “los hippies, las drogas, las protestas estudiantiles, los barbudos y las ideas revolucionarias han cruzado el telón de acero y se han instalado en los dos países menos rígidos dentro del socialismo, Yugoslavia y Checoslovaquia,” se afirma en dicha crítica señalando que la esencia política de la película se contiene en “un cambio generacional y político que se respira en el ambiente”.

A continuación, parecido a las circunstancias de la película, todas las miradas balcánicas de este año se dirigen hacia París, aunque debido a unos acontecimientos mucho más trágicos en comparación con las protestas estudiantiles. Además, en caso del país sirio, devastado por su guerra civil, también resulta muy difícil mirar hacia otro lado y más si se tiene en cuenta de que en su territorio operan, décadas después de que entraron en Checoslovaquia, soldados de Rusia. Sin embargo, no todo lo que ocurre hoy es como lo muestra esta película de hace más de 30 años. De hecho, ya no existe el Telón de Acero, ni el Pacto de Varsovia o la Unión Soviética, Yugoslavia tampoco. A parte, la tecnología ha avanzado, por lo que hoy en día las noticias de París o de Siria no nos llegan a través de la televisión cuya imagen es en blanco y negro.

Pero bien, una figura muy importante se opuso a la desaparición, la figura paternalista que está intentando que miremos para otro lado, como el padre de la película que, “asustado, prohíbe la tele en casa para que la familia no pueda saber qué ocurre en el exterior”; en referencia a esta figura, en el editorial La Primavera Balcánica se dice: “Recientemente, el primer ministro Vučić, al reunirse con ciertos funcionarios estatales de Bosnia y Herzegovina en Sarajevo, en un programa de la televisión N1 insinuó que en la región están ocurriendo ´cosas extrañas´. Mencionó Skopje, Podgorica, Pristina, Bucarest (la disminución del gobierno de Pontine debido al accidente en una discoteca subterránea)”. En otras palabras, el texto aborda la cuestión de si alguien tiene el interés para socavar, o incluso derrocar, al gobierno serbio, con referencia al comienzo de la llamada Primavera Árabe que, en el caso de Siria, sirvió como un preludio a la guerra civil actual; por lo tanto, el autor nos advierte que deberíamos preocuparnos por los acontecimientos en el Medio Oriente considerando que “este otoño en los Balcanes, de día a día, se parece más a la primavera”.

No obstante, una pregunta que no se plantea en el artículo, pese a que se impone como lógica: Si alguien está tratando de convertir la Primavera Árabe en la Primavera Balcánica, ¿ese mismo alguien no estará tratando de aplicar el proceso de la balcanización – por el cual nos hemos hecho tan famosos – en Siria para compartirlo en varias partes? ¿Por esto también deberíamos preocuparnos los ciudadanos de los Balcanes? O, quizás, es más conveniente pasar este mes de noviembre, mientras que fuera se está haciendo historia, en una caza de brujas dentro del nuestro pequeño patio? Parece que si, sobre todo si se tiene en cuenta que la película acaba cuando la checa se ve obligada a regresar a su país sin saludo, entretanto Petar aborda la vida adulta y Vladica se defrauda a los estudiantes cuando renuncian ante las falsas promesas del entonces presidente yugoslavo Josip Broz Tito.

¿Te resulta conocido el término la Primavera Balcánica?

Anuncios

3 pensamientos en “El engañoso noviembre de 2015 y la posible Primavera Balcánica

  1. Pingback: Euro neuro actual y los nuevos gitanos de Kusturica | Karl Ma(r)x Factor

  2. Pingback: Ciertas circunstancias políticas yugoslavas y el chocolate Milka | Karl Ma(r)x Factor

  3. Pingback: Un repaso de los comentarios publicados en este blog a lo largo de su tercer año de existencia | KARL MA(R)X FACTOR en Balcanes Occidentales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s