A partir de septiembre de 2015 en KMF: El patchwork político de los Balcanes Occidentales

la categoría de comentario en el blog Karl Ma(r)x Factor

El patchwork político de los Balcanes Occidentales

Estamos a finales de agosto, mes durante el cual he descansado, razón por la que no hubo ningún post en el blog Karl Ma(r)x Factor. Sin embargo, las vacaciones ya acaban y toca hablar de la novedad que anuncié para septiembre en cuanto al tipo de contenido de este blog. En concreto, se trata de la siguiente cosa: en lugar de artículos, a partir de septiembre de 2015 cada segundo jueves en el KMF, bajo el título El patchwork político de los Balcanes Occidentales, iré publicando textos pertenecientes al género periodístico de comentario.

Respecto al título, el patchwork consta como la técnica de costura que reúne diferentes piezas de tela y, según cierto patrón, las conecta para crear una nueva unidad. En otras palabras, se trata de una técnica que a primera vista no tiene nada que ver con la política. Bien que, a primera vista quizás sea así, ¿pero qué pasaría si se utiliza como una metáfora? De hecho, si nos fijamos en las últimas décadas de la historia política de los Balcanes – aunque no estaría de más volver más atrás en el pasado – es fácil darse cuenta de que los (numerosos) estados se crearon durante los años 90, todos relativamente pequeños y con similares desafíos acerca del futuro, figuran como unos particulares fragmentos de tejido político. No obstante, los países en cuestión, últimamente tratan de lograr un cierto tipo de cooperación regional, acercándose unos a otros bajo el mismo nombre de los Balcanes Occidentales. Se trata, creo, de un intento para reinventarse, reciclarse y crear una nueva calidad notable que están tratando de hacer utilizando la técnica del patchwork, aunque un comprador serio para ese producto aún no esté a la vista.

Por otro lado, hay que decir algo sobre el comentario, un género periodístico que pone distintos desafíos incluso ante los periodistas – soy consciente de ello – mejores y con más experiencia en comparación conmigo. Bien que, teniendo en cuenta que en este blog no hay nadie ni mejor ni peor que yo, ninguno con más ni con menos experiencia, esta posición de única persona que mantiene el KMF en vida hace que me entren ganas de embarcarme en una nueva aventura, es decir, abordar el comentario. Después de todo, estudiando periodismo en la Universidad de Belgrado, aprendí hace años que los periodistas durante mucho tiempo se conocían como “ignorantes universales”, por lo que espero que entendáis algún fallo que seguramente vaya a cometer y que con vuestras sugerencias hagáis que mejore.

Hasta la próxima lectura de la semana que viene y mi primer comentario.

Stasa Durdic

(texto publicado el 3 de septiembre de 2015)

Anuncios